jueves, 23 de agosto de 2007

Todo lo que queda por afuera

Mis mañanas, mis tardes y mis noches (las horas mágicas de cada día). Sus olores.
La música que me acompaña en la partida y el regreso.
La música que está en mi cabeza aunque esté hablando con alguien más.
Los placeres diarios.
La hora del baño.
El olor del viento con agua de lluvia.
Las voces, los olores, las caricias de la gente querida.
Las ocupaciones.
Los berrinches.
El reloj.
La agenda.
El celular cada vez más callado.
La parsimoniosa rutina de la no-rutina.
El silencio.
Las películas.
Bailar.
Colgar un poster, una foto.
La belleza.
Disfrutar del descanso merecido.
Cantar, tocar la guitarra.
Las llamadas nocturnas a esa ciudad donde se pueden casi escuchar los grillos a través del tubo.
Las ganas de saltar y gritar y estirarse y rodar.
La carrerita a ninguna parte, sólo porque estoy un poco loca.
Los recuerdos, todos ellos.
Los sueños.
La limpieza catártica.
Las fotos.
Los lugares lejanos.
Los momentos fugaces.
Todos los seres que alguna vez amé y todos los que amo.
Las presencias.
La energía.
Los objetivos.
Los fracasos.
La esperanza.
La melancolía.


Y tantas otras cosas que no entran en un blog.

Puedo decir con total autoridad moral que estoy más viva que la vida misma.

Y por eso, y por nada más en especial... GRACIAS

miércoles, 15 de agosto de 2007

No podés!!!

Comentario de un idiota con aire en R&P, hablando de por qué Liz Solari merece tener un lugar en el teatro de revistas, y respondiendo a la pregunta del pelotudo mayor de Daytripper:

"Pero cuerpos como esos ya no hay".

Este... ¿¿Perdón??

Pelotudito... No, mejor: Pseudo pelotudo... No, mejor: Pseudoaspirante a infradotado mental, informate mejor. Unas cuantas gringas litoraleñas (por nombrarte una realidad distinta a la nube de pedos en la que evidentemente vivís) podemos desmentir tu afirmación con mera presencia.

Y por qué no, con un hermoso papirotazo. Seguido de una manteada y una revolcada en brea, para después ponerte a la fuerza las plumas que te corresponden y rematarla con una simpática zanahoria en el ojete (no te quejes, tomalo como si fuera un ornamento! con lo cara que está la verdura!)

Idiota, aburrido, abúlico, vendido, enfermo mental... seguro tenés orgasmos mirando a tu vecina barrer la calle (pero porque te calienta la escoba...)
Hacete atender, porque realmente me preocupa lo que ves en el espejo cuando te levantás a la mañana.

Sí, Sancho, a vos te digo.


jueves, 9 de agosto de 2007

Si me viera Freud...

Take this test at Tickle


You're a 1 1/2 to 3 years old!


The Freud Test

Brought to you by Tickle

Aki, Freud would say your personality is most affected by events that happened when you were between a year and a half and three years old.

Relative to others, your personality today is moderately affected by the events of your childhood. This manifests itself in surprising ways. For example, you have a tendency to be especially orderly or clean. Compared to others, you may also harbor a strong rebellious streak.
--------------------------------------------------

Mirávossssss... Casualmente, los eventos más marcados que recuerdo (de hecho, son mis primeros recuerdos...) fueron el nacimiento de mi hermana, cuando yo tenía un año y medio, y el de mi hermano... cuando estaba por cumplir los 3.

Estos tests de Tickle son una locura, no puedo parar!!!!

martes, 7 de agosto de 2007

De narcisismos, hedonismos o lisa y llana PAJA

Suelo apoyar con mucho entusiasmo cualquier propuesta que sea capaz de despertar un interés per se. Por ende, no desprecio la opinión de la masa (ya conocen mi interés vacilante y tambaleante por Harry Potter, por sólo nombrar un fenómeno más bien actual).
Amo la literatura y los buenos relatos de ficción, aún los autorreferenciales, desde que tengo uso de la razón. Prácticamente desde el momento en que desperté a la lectura, no hice más que buscar y buscar nuevas alternativas a los clásicos que encontraba en bibliotecas amigas. Joyas ocultas hay en cualquier lado.

Pero tengo que decirlo. Necesito decirlo...
De a ratos me pareciera que aplica el viejo y reutilizado dicho de que "un millón de moscas no pueden equivocarse". ¿Es necesario que todo (pero todo... TODO) el mundillo literario de segunda línea alborote tanto por estas latitudes por un libro sobrevaluado? Aún el propio autor del blog al que linkeo y que reconoce entre sus páginas la omnipresencia del "hedonismo narcisista" que (supuestamente) caracteriza a nuestros tiempos, se rinde ante los encantos de la "joven guardia".

En contraposición, la voz de los ausentes, de los que no pisan Palermo Hollywood, de los antros del interior profundo del país, de los que se apiñan en bolsas de dormir en plena calle, de los nuevos parias, sigue tan desterrada e ignorada como siempre. Tan asexuada, tan aséptica. ¿Que no existen autores? ¿Que no hay Millers ni Bukowskys en Argentina? Señores, miren más allá de la tirada de las grandes editoriales, del lomo cosido a hilo o bien pegado, de la rústica o la tapa dura. Las expresiones están allí. "Pero no venden".

Entre tanto, yo, y otros idiotas como yo morimos por leer buena literatura subterránea. Hasta tanto llegue la posibilidad, la óptica, cuando no la temática, será siempre la del que está por encima. La del que tiene los medios. La mirada del marciano, pero absolutamente corrompida de hedonismo y socializada por la industria cultural. Y vale para el cine tanto como para los libros.
Este rompedero generalizado de cabezas (no muy diferente a la ultrapromoción blogfotologuera de Abzurdah, libro cuyo antropológico interés se me evaporó al tocarlo) me llama mucho la atención. Voy a tener que leerlo aunque sea de pasada en el Grand Splendid para sacarme la duda. Si voy a ser una mosca, quiero ser una mosca autoconvencida.