domingo, 27 de enero de 2008

No me vengas con esas (parte I)

A vos, pebeta, que te las sabés todas, que la conocés lunga por estar medio día corriendo al perro o al gato y sintiéndote un ama de casa hiperproductiva (pero que seguro no sabés lo que es el olor a ajo en las manos, ni cambiar un pañal cagado, ni limpiar el vómito de tus amigos cuando la fiesta terminó);

a vos, que sentís que tenés conciencia política por sostener un blogsucho que leen dos gatos locos, lleno de faltas de ortografía y te proclamás honesta o "guevarista", pero que a la hora de jugarte por un colectivo de trabajo mirás para otro lado y saltás del barco al grito de "sálvese quien pueda";

a vos, que cómodamente sentada en un bar con wi-fi tecleás con indolencia que soy una gordita negadora por no contar la cantidad de calorías que consumo o por disfrutar una porción más de lo que vos te privás para sentirte un poco menos cagada por la Providencia (enterate: a mí no me hace falta, porque me sé sana y me sé linda, pese a los kilos de más);

a vos, que vas por la vida dando cátedra de "must/must'nt-in-bed", cuando lo único que tenés es un doctorado en cajeta baqueteada...

a vos, te digo: te falta tomar mucha sopa para venir a decirme qué clase de mina soy.
Me río de tus etiquetas y me compadezco de todos los que tenés al lado: si tan poco te cuesta cagarte en una que podrías ser vos, cuán poco te costará cagar a los que te quieren...


viernes, 25 de enero de 2008

Una de esas semanitas

Vengo de un par de "una-de-esas-semanitas". Precedidas por una persistente contractura que me hace ver las estrellas incluso cuando trago (aunque me dio la excusa para pensar un poquito en mi tendencia masoquista a regocijarme con el dolor, que prometo tratar en otro post) se anunciaron con la deserción de una "compañera" de oficina (el entrecomillado no es ocioso). Continuó con algunas zozobras que no vienen al caso y se instaló en la forma de un persistente malhumor, apenas mitigado por mi no menos extraña tendencia al optimismo a toda costa.

Perlitas de mala onda de la semana:

- Aún no tengo obra social. Por ende, lo que está fallado sigue fallado y lo que se suma, se suma. Convirtiéndome día a día un poco más en una no-persona.

- Un poco consecuencia de eso y del cansancio de tener que laburar el doble (o el triple) por la deserción antes mencionada, no quiero salir de mi casa y si lo hago tiendo a ponerme muy hosca y maltratona de la gente.

- Llegué a la conclusión de que una limpieza de MSN's y Google Reader's en todos los perfiles es lo más sano que puedo hacer, en vistas de que la fauna virtual pica en decadencia. Volveré a los orígenes y leeré estrictamente las buenas fuentes a las que estaba acostumbrada. Me cansé de darle oportunidades a gente "recomendada" o "recomendable" que termina haciéndome rascar la cabeza, pensando en qué mierda invierten las neuronas. Ya que no puedo, por coherencia personal (siempre me sentí tolerante), pedirles que justifiquen su existencia en un debate serio, me limito a sacarme ese peso de la mochila. Au revoir, mes camarades.

- Empiezo a hartarme de las antinomias baqueteadas y simplistas. Bueno/malo, Conocido/Desconocido, Las Divinas / Las Populares... pero por fah-vár! (Gracias, Rod). Si voy a hacerme una sopa de autoestima por cada visita a mis blogs, me pongo un contador ya-ya-ya, y me siento Gardel y Le Pera. Cantidad no es calidad, entérense (ups... antinomia!).

- Repito lo que dije alguna vez en otro lado: ¿Cómo puede ser que les guste tanto halagarse el pupo? Yo a mis propios (my kin, mi palo) los cago a críticas si es necesario. Soy absolutamente partidaria de la revulsión y el debate, aún cuando no los empiezo yo. Muchos que se dicen "contras" son apenas "contreras", y los trolls como "la resistánce" son más falsos que el Pergolini transgresor o el Lanata progre. Pero claro, dando la cara tampoco se puede porque si vas a pegar de frente, te empernan por atrás.

Creo que esto es todo.

Ah, no.

La reputísima argolluda madre que los recontrarremilparió a los garcas hijos de siete mil súcubos del Averno que tienen gratis lo que no tenemos los que día a día nos pelamos el ojete para vivir.

Mantengo el optimismo, claro. Pero hoy está en otro lado.
Hoy, en un par de horas, me emborracho, bailo furiosamente y me atraganto de noche, música y sexo. Y que se vayan a cagar todos.

Tengan un buen fin de semana y una mejor vida. Ustedes también, manga de infradotados.




jueves, 24 de enero de 2008

Apenitas promedio

Según el Sensei Tickle que todo lo sabe, doy esto:







Take this test!


People who have are masters of maintenance know how to take care of themselves. It's the extra attention they give to the little things — skin care, having sparkly teeth and being fresh and clean — that lures in the opposite sex.



O sea que ando por el 61/100 de atractivo. Este debe ser el primer test que hago en mi vida sobre el tema, así que agenden esta fecha porque no creo que se vaya a repetir :-D

miércoles, 23 de enero de 2008

Increíble

Hoy me bancaría perfectamente que me tachen de frívola, pero simplemente no puedo creer que este tipo haya muerto.


No puedo creerlo. Me cuesta creerlo. Algo me duele, realmente no sé qué ni por qué. Tal vez tenga que ver con esto.