domingo, 8 de junio de 2008

WHAT... A... FUCK?!?!

Acabo de ver en televisión el nuevo spot publicitario de Comunidad Movistar... todo bastante bien, la basura usual... blablabla, la creatividad del marketing argentino... esperen...

un momento... ¿qué es lo que dice la letra del estribillo ladri-tribunero?

"Disculpen si los molesto con el sonido de mi cartera
Dejalo, no te hagas drama, es una peli re-pochoclera"

(Situación: En una sala de cine, posiblemente de un Cinemark -reconocibles por su incomprensible concepto de dejar un amplio pasillo central dividiendo las butacas-, la mitad derecha de la tribuna, casi privativamente FEMENINA, esgrime con alegría sus celulares sonando en plena función; del otro lado, la platea le responde con la boca llena de pochoclo, que mastican con la boca bien abierta como corresponde y dando el argumento que justifica por partida doble la falta de respeto al espectador).

O sea, reverendísimos hijos mal paridos de un tren bala lleno de gatos del Bailando... no sólo hacen una maravillosa apología del sexismo (ya los atenderé, publicistas de Alto Palermo... just wait) sino que en un despliegue de pretenciosa empatía para con sus clientes potenciales o reales, avalan dos de las costumbres más detestables y despreciables que existen:

- El uso de celulares dentro de salas de cine (y teatros, a no olvidar)
- El consumo de pochoclo (no sólo por el ruido y el incordio que significa, sino por los abusivos precios a que lo cobran los avarientos mercaderes de los multisalas).

Yo entiendo que tengan que seguirle la corriente a los hiperconsumistas que los mantienen vivos, pero quienes disfrutamos del cine nos hemos hartado de hacer callar a subnormales (padres, hijos, tíos y abuelos) que "se olvidan" de apagar el celular cuando entran a la sala... Nosotros, que venimos rogando de todas las maneras posibles que nos dejen disfrutar de uno de los pocos reductos dignos de ocio que vienen quedando... ¿cuánto tiempo más podremos seguir ejecutando imbéciles si ahora vienen a alimentar a la turba desde su publicidad del orto?

¿¿¿Ahora tenemos que ir a por ustedes también??? Loco, al menos déjenme terminar la molotov que pensaba colocar en el gremio de porteros de edificios de esta bendita Capital, antes de tener que reclutar mano de obra pesada y calificada para hacerlos cagar la fruta como bien se merecen...

Hijos de remil putas y la recalcada argolla de sus madres, que bien para el culo los parieron y criaron... Ya van a ver...

¡¡¡Ya van a ver!!!