viernes, 18 de julio de 2008

Un país en serio

¡¡Hola, Coherencia!!

¿Dónde estás cuando más te necesitamos?

Los que dicen defender la gobernabilidad hoy saltan inflamados por todos lados, ofendidísimos por la derogación de la 125, como si se acabara el mundo y no hubiera otra posibilidad para el Ejecutivo Nacional de ponerse a laburar en otro proyecto.
Blanco sobre negro: El modelo de desarrollo económico es bueno, pero lo están llevando al caño gracias a una política (??) de terquedades y autoritarismos, que no hace otra cosa que minar la fe que el Pueblo (ese que dicen defender pero se niegan a mirar a fondo, porque bastante asquito les da) les tuvo e inexplicablemente les sigue teniendo.

Los Kirchner son como niños caprichosos a los que nunca se les negó nada y que están acostumbrados a hacer su santa voluntad. Saben que el dinero todo lo puede, y como tienen el dinero, tienen el poder. Un poder prestado, después de todo.
Justamente ellos, que hoy se llenan la boca hablando de "traición" mientras no hacen más que repetir como loros:

- Que Duhalde es lo peor que le pasó al país (cuando sin su "aparato" prestado, no habrían llegado ni a internas en el partido justicialista)
- Que Menem es poco menos que el Diablo reencarnado (mirá vos!! ¿No era el mejor presidente desde Perón? que YHVH me proteja).
- Que los que dicen que no-no-no a sus manejos arbitrarios no respetan las instituciones (Hola, COHERENCIA!! eh! te hablo a vos, sí, a vos, pebeta baqueteada!! Correte que no me dejás ver. Estos tipos me dicen que yo no estoy con las instituciones cuando desde hace tres meses estoy gritando hasta quedarme afónica QUE MANDEN EL PROYECTO AL CONGRESO y se vote como debe ser!)

Y no, no festejo una mierda. ¿Qué voy a festejar? El desgobierno y la prepotencia siguen igual. A esta bipolar de mierda, tan severamente trastornada como el dorima, se le ofreció una posibilidad histórica de probar con HECHOS y no con PALABRAS VACÍAS, la famosa transversalidad de la que tanto alardeaba en campaña.

Y ¿qué es lo que hace, la Señora? Se va al Chaco* sin decir una palabra, a pegar cascotazos por elevación y manda a los Teléfono Descompuesto Fernández a dar las noticias cual voceros oficiales. Enojados, los Fernández (ella también, claro). Hasta pucherito hacen, pobres. Y vaticinan, claro, el Apocalipsis. Así que las retenciones al 33% hacen que el país esté sumido en la pobreza y todo se vaya al caño. Perdón... ¿Cómo dice? Ah, que las retenciones al 33% son otra pesada herencia. ¿Y Néstor no hizo nada en todo este tiempo para redistribuir lo que entraba? Y aún así, ¿la pobreza bajó? Por favor, no me expliquen más, que cada vez entiendo menos.

Cacatúa mal cogida, si te gusta el durazno bancate la pelusa. Si tu dorima te chantó a Cobos al lado y vos no dijiste ni mu, probá ahora el verdadero poder de la poronga y bancátela como una lady. Mirá cómo los cagó el cuatro de copas que pensaron podrían manejar como a un títere. Ahora, no lo quiero encontrar en peligro o tirado en una zanja, porque acá no va a haber medias tintas; mejor empezá a considerar en serio una sesión de electroshock que te cambie la cabeza, y de paso pegale una refrescada a tu gabinete.

No queremos voltearte, aunque no te votamos. Le tenemos cariñito al estado de derecho, por más infestado de mercenarios que esté. El problemita, Kris, es que vos creés que el Estado son ustedes. Y el Estado son los tres poderes, mal que te pese. Defendé con uñas y dientes al cuarentipico porciento que te votó, porque defendiéndolo nos vas a ganar a los otros si sabés hacer bien las cosas.

Te asesora el enemigo, Kristina. Enterate.

No reaccionar cuando el país empieza a arder, es golpismo por inacción.


Y para los boludones grandes que dejaron de creerle al grupo Clarín para pasar a adorar a Canal 7 y Telefé (cuánta imparcialidad, nnnnnnnennnnnnnennn!), les tiro este huesito a ver si le sacan algo de carne.
Sigan defendiendo lo indefendible, que la Democracia pasa por otro lado.

* Uy, perá, perá que tengo otra buenísima. Kris no fue al Chaco a interiorizarse de los profundos problemas de desnutrición, pauperización y miseria que sufren en El Impenetrable y las zonas rurales no tan lejanas a Resistencia... Yo pensaba que sí, che, que por fin había acusado recibo de los palazos que le tiran por no interesarse de lo que pasa en el interior. Pero no: resulta que ahora hay un aeropuerto internacional en Chaco. Sí, un aeropuerto internacional, bichi! Cómo iba a faltar ella para inaugurarlo? No, al acto por los 14 años de la voladura de la AMIA no va hoy, tampoco... pero mandó un representante. Sí, ya sé que los DDHH son reeeee importantes para ella, pero andá a saber los DDHH de quién. Por ahí tiene una agenda muy cargad... ah, ¿no tenía agenda para hoy? Pucha.




(Nota final: Este blog se expidió ideológicamente en un post anterior, así que si van a venir a arrogarme golpismo, desmemoria o insolidaridad, sepan que le están hablando a la mano. Ah, y hablando de mano, ¿hace cuánto no visitan su derecha? Qué... ¿que sos zurdo? No importa, si la paja no discrimina ideologías. Desahogate en el baño y volvé).

lunes, 7 de julio de 2008

Algo huele mal en Dinamarca...

Trilladísimo, ya sé. Pero el post viene escatológico; están advertidos.

Estoy hasta las pelotas que no tengo de la gente desconsiderada que va a un baño compartido (llámese pensión, multioficina, departamento donde cohabitan varias personas) y no tira desodorante de ambientes o al menos hace algo por disimular el olor horrible que queda después de que cagaron. A mí me da tanta vergüenza ajena que soy capaz de quedarme en el baño haciendo tiempo hasta que lo dejé digno.
Esta es ni más ni menos que una flagrante violación del espacio privado. Es como si vinieran a fumar echándome el humo en la cara o me tiraran el resto del almuerzo al lado de la silla, ni siquiera en el tacho de basura.
Tengo desde hace tiempo una teoría, y es que a todos los seres humanos saludables, hechos y derechos, nos gusta el olor de nuestra propia mierda. Sí, leyeron bien. No, no se hagan los boludos. Sea porque vivimos con nosotros mismos desde el día en que nacimos o porque nos acostumbramos, tenemos una cierta fascinación (que es hasta antropológicamente comprensible) por nuestras propias excrecencias corporales. Tal vez la excesiva sudoración corporal nos haga sentir incómodos en situaciones sociables, pero ¿quién no pedorreó o dejó el baño inmundo estando a solas, al menos una vez?
Pero llegar a un baño ajeno donde cinco o seis anónimos/as con los que no te interesa socializar, que ni siquiera te responden el "buenos días" si los cruzás por el pasillo, van de cuerpo y salen sin molestarse en tirar bien la cadena, es jugar con la paciencia que no tengo.

Si cuando se notan un mínimo vaho a transpiración salen corriendo a comprar un desodorante y/o a lavarse las axilas, ¿qué carajo les impide, hijos de una gran puta sodomizada por el Tren de la Alegría de la wiskería El Caburé, echar desodorante de ambientes en un baño de uso común?
¿¿Ahora resulta que me hacés el favor de no matarme con tu chivo, pero me tengo que bancar el olor de tu mierda??

Si tanto te gusta tu caca, ¿por qué mejor no la agarrás con la manito, la metés en una bolsa y te la llevás a tu oficinita o cubículo para seguirla oliendo? ¿O preferís que te lleve la mía? Encantada. Esperá que empiezo a juntar en un tacho de cinco litros y el viernes te la dejo en la puerta.

De nada, de nada. Siempre es un placer ayudar al infradotado egoísta.