lunes, 2 de febrero de 2009

Las cosas que aprendí de la primera temporada de House, MD


Luego de días... seman... meses!! de insistencia por parte de gente a la que no voy a nombrar (no, no insistan. Les dije que no!) el compañero de aventuras y yo nos pusimos a mirar la primera temporada de la serie del doctor ése que tiene a todos de la chaveta.


Mis conclusiones apresuradas y antojadizas después de un empacho de veintipico episodios:


- Tarde o temprano, todos convulsionan (y/o pasan por el tomógrafo).

- La posibilidad de tener una enfermedad exótica aumentan un 80% si se está en el Hospital Universitario Princeton-Plainsboro de Nueva Jersey.

- El primer tratamiento nunca dará resultado. Eventualmente tampoco el segundo. Ni el tercero.

- Todos mienten, menos Cuddy.

- Desde el primer episodio están descartándole vasculitis a todos los pacientes.

- Por cada problema del que House logre zafar, le aparecerán dos más.

- Podés ser un adicto y estar en paz con tu adicción (no esperaba que una serie televisiva le diera la razón a esta impresión personal que tengo hace años).

- La ironia, la misoginia extrema y el sarcasmo a mansalva sólo le quedan bien a House... porque es un personaje de ficción. Ténganlo en cuenta, House-wannabes...


Stay tuned. Allá voy, temporada 2.


(séh, la idea no es original, está dando vueltas por todos lados desde hace años, pero necesitaba desahogar mi pecho)

7 comentarios:

gerund dijo...

Aprendiste que House es grosso y Cuddy lo más. Y que es malditamente adictiva. Y que la mitad de las enfermedades raras de Estados Unidos son comunes en la mitad del mundo.

=D

Fender Gebiet dijo...

Yo encuentro algunas cosas más:

House/Cuddy es un mezcla de dos personajes de ER, el Dr. Romano y la Dra. Weaver (la renga). Utiliza poderes deductivos lógicos como Sherlock Holmes y tiene parte de su misoginia y soberbia.
También, la estructura de cada capítulo está basada (no la estructura, sino la idea de estructura) de los relatos de Wodehouse, copiados a su vez por Asimov en los relatos de los Viudos Negros y en los de Azazel (sobre todo éstos).

Es adictivo, no puedo parar de verlo. Una de las partes que más me gustan es cuando le "venden" el caso a House para que lo agarre.

Con respecto a la identificación, me resulta notable porque es un personaje de ficción totalmente funcional a la historia, por lo que a veces se contradice bastante sin más justificaciones que la mera contradicción humana. Eso hacían también con la terrible Dra. Weaver en ER.
Al final, eso lo hace más humano, pero para mí, menos notable como personaje.
Durante las siguientes temporadas veremos si sigue en sus trece (es lo que desearía yo) o contradiciéndose funcionalmente.

Por ejemplo, un duro que no se dobla -casi- es Gil Grissom. Me gustaría una peleíta entre ellos dos... hahahaha!

Fodor Lobson dijo...

Aki,
wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
bienvenida al club!!!

Doin Fender, porsupollo que House es un homenaje a Shelock. Y además es totalmente intencional, desde el nombre (House = Home que es una deformación de Holmes) pasando por su método deductivo (House tiene epifanías con los comentarios de Wilson, igual que Holmes los tenía con Watson (la similitud entre estos apellidos tampoco es casual) y terminando en la adicción a las drogas de ambos "investigadores".
guon der ful

Y sí, estaría interesante un duelo House - Grissom

Aki Celtic dijo...

Ge: Exactamundo.

Fen: Entonces, qué manera de entretenerme con cosas ya inventadas, hombre!
Bien que nos hemos olvidado de CSI por culpa de House, damnit. Deberían poder coexistir. Pero evidentemente no somos "gente serial".

Fod: Aporte tres interesant! Vio, ahora vamos a tener (más) tema de conversa cuando regrese :-)

gerund dijo...

igual, les tengo que decir que por sus comentarios, se nota que todavía están en la primera temporada.. :)

Aki Celtic dijo...

Ge: Más bien. En realidad es lo bueno de ir tan atrás... queda bastante por descubrir, por disfrutar. Y sobre todo no nos mata la ansiedad de esperar por la temporada siguiente, muejeje.
Ya vendrán posts con lo que nos enseñen las otras temporadas; por eso la aclaración del título :-P

Nala dijo...

Entre Grissom y House no dudo en que el primero se lleva todos los laureles. Es mucho más racional y menos impulsivo.

Pero más allá de eso, cualquier cosa que te pique, te mandan a hacer una resonancia y una punción lumbar.
Y seguro que al final el pollo de la milanesa que te comiste ayer tenía una pulga venida del lejano oriente que trasmite una versión transmutada de paludismo que se cura comiendo chocolate. Es fántastica esa serie!