domingo, 12 de abril de 2009

Perlitas de indignación (5)

Llegamos a la casa de mis viejos los cuatro en la Picusita al mejor estilo "La familia Ingalls", a eso de las 12 y pico de la noche. Anoche estaba fresco y agradable y acabábamos de comer un asado con hermano y cuñada, nos reímos mucho, cruzamos anécdotas, nos picaron algunos mosquitos o quizá jejenes, vayasaber.

Pero cuando nos bajamos para abrir el garage nos mató el olor. Un vaho espeso a algo que creo haber olido dos veces en toda mi vida: algo sulfuroso, algo amargo, algo podrido*. Te hacía llorar los ojos y estaba por todos lados: en la calle, en la vereda, en el garage y en nuestro patio.

"Mierda que está fuerte el olor a papelera" dijo mi viejo.

No es la primera vez, y parece que tampoco va a ser la última. Hace algunos años prometían, con el mismo descaro y la misma seguridad, que no habría mal olor "permanente".




*Me van a perdonar, pero he cocinado coliflor y este olor es insoportablemente más fuerte

4 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

El olor podrido es principalmente sulfuro de hidrógeno (H2S). El mismo tiene un límite de detección muy pero que muy bajo, muy inferior al valor considerado como nocivo o contaminante. Es decir lo olemos a concentraciones muy inferiores a las que permite la ley. Lo cual e sun problema, puesto que si huele mal, deberíamos considerar que está contaminando, de la misma forma que consideramos la contaminación acústica. Pero de momento las leyes no lo contemplan. Y ese es el problema.

Antes de que alguien se ponga a gritar que uruguay recibe los beneficios (puestos de trabajo) y la argentina los perjuicios, miren qué sucede con las papeleras argentinas que están en el Paraná, que contaminan mucho más que Botnia (porque llevan funcionando 20 ó 30 años y no tienen ninguna de las instalaciones depuradoras que tiene Botnia) y que perjudican principalmente a Paraguay.

Una vez más, voy a aclarar, no defiendo a Botnia, ya que conozco del tema y todas las papeleras contaminan en mayor o menor grado, pero me gustaría por un lado que miraramos cómo andamos por casa y que se le diera el mismo nivel de publicidad a todos los casos, y no sólo a los que le conviene a Greenpeace cuando le conviene a Greenpeace.

Aki Celtic dijo...

Fod: Se agradece toda la participación y la desasnancia aquí vertida. Sobre las papeleras en el Paraná, por una cuestión obvia de proximidad, no tengo quejas (no voy a andar haciendo un post de olores sobre algo de lo que no puedo dar fe), sin embargo no es ningún misterio que contaminan hace años los ecosistemas de regiones vecinas al litoral argentino y de esto tengo memoria desde que iba a la escuela primaria. Contra lo que se pueda creer, Gualeguaychú no se subió a la "onda ecologista" por el tema de Botnia, sino que desde que tengo memoria es una ciudad que busca concientizar sobre el problema de la contaminación.

Más que publicidad, debería hacerse foco en la educación de la población a conciencia: si existe Educación Cívica, debería existir al menos un módulo en cada colegio dedicado a la concientización de asuntos que hacen a la calidad de vida, como temas relativos a la ecología. Yo tuve la posibilidad y me encantaría que la tuvieran todas las generaciones por venir, que bastante negras se la van a ver, lamentablemente.

Aprovecho a derribar otro mito: Greenpeace no tiene injerencia alguna en cuestiones de la asamblea permanente de Gualeguaychú contra la instalación de las pasteras sobre el Uruguay, la única participación que tuvieron fue una visita de su barco emblema al río en fechas estratégicas para ellos y el famoso affaire Carrozo en aquella Cumbre de hace un par de años. Medidas que no ayudan a la cuestión más que a fines de publicidad para ellos, en temas prácticos no han brindado ningún tipo de asistencia, ni siquiera se pronunciaron cuando el conflicto estaba en su punto más álgido, previo a las construcciones en Fray Bentos. En la instancia diplomática de negociaciones y concientización, Gualeguaychú no existió en la agenda de Greenpeace. Es fácil llegar a los medios con el hecho consumado.

Perdón la extensión, eh. Y quédese tranquilo que por casa andamos mirándonos con lupa.

Fodor Lobson dijo...

=)
muy interesante. Me alegro de que Greenpeace no tenga injerencia en la asamblea de Gchú, mucho mejor para uds.
También me alegro de que se proteste, y exija más en cuestiones medioambientales tanto a las industrias y a los municipios ya que significaun futuro mejor y de pasom más trabajo para mí XD
Lo que sucede es que por la experiencia que tengo en la que he visto a clientes míos del otro lado, intento ver el problema con una perspectiva más global y me enoja cuando se mezcla todo y no se diferencia entre lo que es realmente contaminante y lo que no.
Bah, me estoy enroscando y alargando demasiado. Lo que quiero decir es que hay que separar entre la lucha contra la contaminación seria y bien fundamentada y el simple efecto NIMBY (Not In My Back Yard).
Estoy seguro de que ud. sabe la diferencia.
:)

Aki Celtic dijo...

Pero claro, Fod. El calor del momento diluye la racionalidad con la que deberían tratarse siempre estos temas, y ya sabemos cuál es la reacción colectiva a todo esto. Fíjese, yo veo en la generación de efecto NIMBY una oportunidad, que sería lindo aprovechar: cada persona que se concientiza a partir de un hecho inevitable por su proximidad, debería ser una persona mucho más consciente a partir de allí hacia todos los demás aspectos de la conservación medioambiental. No sé, de pronto, me parece. Sé que pedir que TODOS lo hagan es iluso, peeeero... soñar todavía es gratis.